27-7-1970 campeon metropolitano, 27-7-1984 campeon de america…

27 de julio, un dia recordaremos siempre

El título, junto a la Copa Intercontinental obtenida en diciembre de ese mismo año ante Liverpool, de Inglaterra, fue el punto cúlmine del último gran plantel de los Rojos.

Bajo la dirección técnica de José Omar Pato Pastoriza, aquel equipo, que había sido subcampeón del Metropolitano ´82 y del Nacional ´83, confirmó su supremacía consagrándose en el Metropolitano ´83. Para colmo, ese día la alegría fue doble para sus hinchas, porque el 22 de diciembre de ese año, Independiente dio la vuelta tras vencer 2 a 0 a Racing, que cuatro días antes del clásico había perdido la categoría.

Al año siguiente vino la Libertadores y la campaña de los Rojos fue contundente de entrada: cuatro victorias, un empate y una derrota en la fase inicial (donde compartió grupo con Estudiantes de la Plata, Sportivo Luqueño y Olimpia, ambos de Paraguay).


Detalle: 1-1 con Estudiantes de visitante. 1-0 a Sportivo Luqueño en Paraguay 0-1 vs Olimpia en Paraguay 2-0 a Sportivo Luqueño en Avellaneda 4-1 a Estudiantes en Avellaneda 3-2 a Olimpia en Avellaneda.

Ya en semifinales, Independiente ganó como local sus partidos ante Nacional de Montevideo y Universidad Católica de Chile (1-0 y 2-1) y empató afuera (1-1 y 0-0). La gran final fue contra el poderoso Gremio, que había superado a Flamengo por diferencia de gol.

El 24 de julio de 1984, Independiente jugó el partido perfecto en Porto Alegre. El rendimiento de sus jugadores fue superlativo. Formó con Goyen; Clausen (Zimermann), Villaverde, Trossero y Enrique; Giusti, Marangoni y Bochini; Burruchaga, Bufarini y Barberón (Reinoso). Según las crónicas de los diarios del día posterior, ningún jugador bajó de los 8 puntos de calificación. Fue 1 a 0, con gol de Jorge Burruchaga, que dejó en silencio absoluto a los hinchas locales

La revancha se jugó hace exactamente 25 años en Avellaneda. La base fue la misma del primer equipo (lo único distinto fue que no entró Reinoso). Esa noche, Independiente volvió a tener una actuación soberbia, pero no pudo doblegar a los brasileños. Sin embargo, el 0 a 0 bastó para alzar la séptima Libertadores del Rey de Copas.

Al mismo tiempo, y a pesar del título Intercontinental logrado ante Liverpool en diciembre de ese año en Tokio (1 a 0, gol de Percudani), comenzó a generarse un sentimiento de tristeza, de saber que una época se había terminado y que iba a ser difícil volver a reunir a tan buenos jugadores en un mismo plantel.

La realidad confirmó esa desazón que se palpó desde el preciso instante en que el árbitro chileno Lira decretara el final del partido en Avellaneda. Fue la última Copa Libertadores lograda por el club.

Independiente le hizo honor a la historia del club y se convirtió, para siempre, en “el orgullo nacional”.1984

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s