TODO LO QUE NECESITAS SABER DEL ROJO Y RIVER

river convirtio hasta ahora 11 goles y le convirtieron 9, gano 1 empato 2 perdio 1 por ahora. de local perdio con godoy cruz y goleo a quilmes. rivr jugo 2 de local y 2 de visita hasta esta fecha.
independiente convirtio hasta ahora 3 goles, y le convirtieron 4, gano 1, empato 2, perdio 1 por ahora. de visitante empato con godoy cruz. el rojo jugo 3 de local y 1 afuera hasta hoy.
Jugaron 169 veces en Primera Independiente ganó 50 veces, y convirtió 208 goles. River Plate ganó 72 veces, y convirtió 263 goles. Empataron 47 veces.
algun equipo formado por jugadores jugaron en ambos clubes..
1 PERICO OSVALDO PEREZ, 2 ZURDO LOPEZ, 3 MAREQUE, 4 FERREIRO, 5 RAIMONDO, 6 PANCHO SA, 7 ALZAMENDI, 8 PUSINERI, 9 ARTIME, 10 REINOSO, 11 ORTIZ.
otro…
1 DARIO SALA, 2 TUZZIO, 3 ENRIQUE, 4 GORDILLO, 5 CAMBIASSO, 6 SERRIZUELA , 7 HOUSEMAN, 8 SIVISKY, 9 MORETE, 10 BORGHI, 11 GENONNI
otro…
1 PASSET, 2 TOMATITO PENA, 3 JAPONES OSVALDO PEREZ 4 ALTAMIRANO, 5 LA GARZA GUZMAN 6 TULA 7 MICHELI, 9 GARECA 10 ROLFI MONTENGRO 11 HIGUAIN.
otro…
1 BERNARDO LEYENDA, 2 FERNANDO CACEREZ, 3 FEDE DOMINGUEZ, 4 CARLOS BULLA 5 JESUS MENDEZ, 6 VARACKA, 7 PEDRO SALABERRY, 8 TORSANI 9 FARIAS, 10 OSMAR FERREIRA, 11 ESTEBAN FUERTES

HOY RECORDAMOS LA COPA LIBERTADORES DE 1984

LA ULTIMA COPA, LA DEL BUEN FUTBOL, LA MISTICA, LA ULTIMA DEL BOCHA Y DEL PATO, LA DE LA HAZAÑA CON OLIMPO, LA DE LOS 80.000 HINCHAS DE GREMIO APLAUDIENDO A INDEPENDIENTE EN LA PRIMER FINAL, LA COPA LIBERTADORES, EN EPOCAS NO ERA UN SUEÑO, ERA UNA REALIDAD…

TODO EMPEZABA UN DIA COMO HOY..

29/02/84 – Estadio Estudiantes
Estudiantes 1: Islas, Malvárez, Larramendi, Issa, Herrera, Ponce, Russo, Sabella, Vieta, Trama, Mendes (Gurrieri).
Independiente 1: Goyén, Clausen, Villaverde, Trossero, Zimermann, Giusti, Marangoni, Bochini, Clara, Burruchaga, Barberón.
Goles: Issa (E). Barberón (I).

15/03/84 – Estadio Defensores del Chaco
Sportivo Luqueño 0: J.L. Chilavert, Peralta, Isasi, Zabala, Morales, M. Chilavert, Vera (Jara), Saldívar, Azuaga (Romero), Morel, Gamarra.
Independiente 1: Goyén, Zimermann, Villaverde, Trossero, Enrique, Giusti, Marangoni, Bochini, Clara, Burruchaga, Barberón.
Gol: Burruchaga (I).

16/03/84 – Estadio Defensores del Chaco
Olimpia 1: Almeida, Caballero, Delgado, Escalante, Guasch, Krausemann, Isasi, Bobadilla, Maciel (Vera), Talavera, Samaniego.
Independiente 0: Goyén, Zimermann, Villaverde, Trossero, Enrique, Giusti, Marangoni, Bochini, Clara (Merlini), Burruchaga, Sánchez.
Gol: Maciel (O).

30/03/84 – Estadio Doble Visera
Independiente 2: Goyén, Clausen, Villaverde, Trossero, Enrique, Zimmermann, Marangoni, Bochini, Clara (Housemann), Merlini, Barberón.
Sportivo Luqueño 0: González, Morales, Szabala, Benítez, Isasi, Rolón, Jara, Sandoval, Saldívar, Azuaga, Morel, Gamarra.
Goles: Marangoni, Merlini (I).

13/04/84 – Estadio Doble Visera
Independiente 4: Goyén, Clausen, Villaverde, Trossero, Enrique (Zimmermann), Giusti, Marangoni, Bochini, Sánchez (Buffarini), Burruchaga, Barberón.
Estudiantes 1: Benítez, Malvárez, Agüero, Issa, Herrera, Ponce, Russo, Trobbiani, Vieta (Mendes), Trama, Gurrieri.
Goles: Barberón, Burruchaga, Bochini x2. Ponce (E).

24/04/84 – Estadio Doble Visera
Independiente 3: Goyén, Zimmermann, Villaverde, Trossero, Clausen, Giusti, Marangoni, Bochini, Sánchez, Burruchaga, Barberón.
Olimpia 2: Almeida, Escalante, Caballero, Benítez, Krausemann, Miño, Guasch, Talavera, Bobadilla, Isasi, Samaniego.
Goles: Marangoni, Burruchaga, Bufarini (I). Guasch, Benítez (O).

SEMIFINAL

31/05/84 – Estadio Centenario
Nacional 1: Sosa, Graniolatti, Aguirregaray, Moreira, Perdomo, González, Aguilera, Barrueta, Carrasco, Luzardo, Villazán (Furtenbach).
Independiente 1: Goyén, Clausen, Villaverde, Trossero, Enrique, Giusti, Marangoni, Bochini, Burruchaga, Percudani, Barberón (Reinoso).
Goles: Carrasco (N). Barberón (I).

07/06/84 – Estadio Nacional de Santiago
Universidad Católica 0: Cornez, Espinoza, Lihn, Valenzuela, Cid, Neira, Lepe, Mardones (Astudillo), Olmos, Hurtado, Iasi (Vargas).
Independiente 0: Goyén, Clausen, Villaverde, Trossero, Ríos, Giusti, Marangoni, Bochini, Percudani, Burruchaga, Barberón (Reinoso).

26/06/84 – Estadio Doble Visera
Independiente 2: Goyén, Clausen, Villaverde, Trossero, Enrique, Giusti (Reinoso), Marangoni, Bochini, Burruchaga, Bufarini, Barberón.
Universidad Católica 1: Cornez, Espinosa, Valenzuela, Lihn, Cid, Mardones (Vargas), Lepe, Neira, Olmos (Isasi), Aravena, Hurtado.
Goles: Bufarini, Burruchaga (I), Neyra (UC).

04/07/84 – Estadio Doble Visera
Independiente 1: Goyén, Clausen, Villaverde, Trossero, Enrique, Giusti (Reinoso), Marangoni, Bochini, Burruchaga, Bufarini, Barberón.
Nacional 0: Sosa, Ferrari, Aguirregaray, Moreira, Perdomo, González, Aguilera, Berrueta (Furtenbach), Carrasco, Luzardo, Villar (Villazán).
Gol: Burruchaga (I).

FINAL

24/06/84 – Partido de ida – Estadio Olímpico de Porto Alegre
Gremio 0: Joao Marcos, Baidek, De León, Paulo César, China, Casemiro, Renato, Osvaldo, Guiherme (Gilson), Luis Carlos, Tarciso.
Independiente 1: Goyén, Clausen, Villaverde, Trossero, Enrique, Giusti, Marangoni, Bochini, Burruchaga, Bufarini, Barberón (Reinoso). DT: José Omar Pastoriza.
Gol: Burruchaga (I).

24/06/84 – Partido de vuelta – Estadio Doble Visera

Independiente 0: Goyén, Clausen (Zimmermann), Villaverde, Trossero, Enrique, Giusti, Marangoni, Bochini, Burruchaga, Bufarini, Barberón. DT: José Omar Pastoriza.
Gremio 0: Joao Marcos, Baidek, De León, Paulo César, China, Casemiro, Renato, Osvaldo, Guiherme, Luis Carlos, Tarciso.

como nunca ayer todos querian hablar…

“No soy un técnico defensivo. A mí siempre me gustó terminar las jugadas con cinco jugadores en el área contraria”, PELLEGRINO.
“En el fútbol argentino, si jugás de igual a igual terminás perdiendo de contragolpe”, “Si no ganamos se nos va a complicar mucho el panorama. A River tendremos que salir a presionarlo lo más arriba posible y llegarle con mucha gente. Ultimamente nos ha ido bien contra ellos”, CUESTA.
“Nos está faltando volumen de juego. Tendríamos que generar más chances de gol claras, por lo menos deberíamos tener seis o siete por partido”, RUSO RODRIGUEZ.
“A River lo tenemos que atacar desde el primer minuto. Sólo de esa forma los podremos lastimar”, BENITEZ.
“Tenemos que ir al Monumental a imponer condiciones”. MARCIANO ORTIZ.
“Contra Racing nos equivocamos en meternos atrás. Tendríamos que haberlos presionado para que no nos llenaran el área de centros. A River deberemos salir a apretarlo arriba”. NICO TAGLIAFICO.
DENIS es quien más está padeciendo el desabastecimiento. “Habrá que atacar con más decisión”, dijo.qDIARIO DIA

HOY TE CONTAMOS QUIEN ERA JORGE “CHIVITA” MALDONADO…

NACIO EN 1929, UN 5 DE MAYO Y FALLECIO UN 24 DE MARZO DE 2012, TRISTE POR LA DESTRUCCION DEL ESTADIO, “son cosas politicas pero no entiendo como pueden tirar abajo la doble visera”  LE DECIA Q QUIEN DESEABA OIR EN LOS ULTIMOS AÑOS DE VIDA.

DE 1948 A 1955 JUGO EN PLATENSE 103 PARTIDOS CON 4 GOLES, PARA LLEGAR EN 1956 AL ROJO, donde llegaría ser capitán y a consolidarse con la camiseta “roja” como el primero de los futuros campeones de la COPA LIBERTADORES, Su primer título llegó al ganar el campeonato argentino de 1960, el primero del club en doce años, formando una sólida defensa con NAVARRO, ROLAN, ACEVEDO Y SILVEIRA.

nuevamente campeon en 1963, con el equipo ganaria las dos primeras copas libertadores en 1964 y 65 para el pais con su capitania en su primer edicion ganada, y el famoso saludo de los brazos en alto.

En total jugó para el rojo 178 partidos, entre 1956 y 1964. Se retiró jugando para all boys, en la segunda división del fútbol argentino.2 Luego fue tecnicoMALDONADO de Cipolletti de Río Negro en el campeonato Nacional de 1973 y trabajó al frente del seleccionado juvenil boliviano.

AYER ERA UNA VICTORIA MAS, HOY ES HISTORICA…

aunque parezca mentira, te contamos como fue la unica vez indpendiente gano en la provincia de mendoza, que como paradoja, despues de buenos aires la provincia mas hinchas tiene…MENDOZAS

Las crónicas del diario Los Andes en la época que había comenzado a editarse el suplemento deportivo -que entonces dirigía Rodolfo Eduardo Braceli y donde, entre otros periodistas, también escribían Enrique Máximo Romero, Jorge Adolfo Calle -hoy presidente de Gimnasia y Esgrima-, Ángel Domingo Rosales, José Ricardo Galante, Orestes Piantino, José Antonio Tito Rouyére, Manuel Rodríguez Crespo y quien esto escribe- recrean con lujo de detalles aquella primera visita oficial de Independiente de Avellaneda a Mendoza, el domingo 10 de setiembre de 1967 para enfrentar al Atlético San Martín, al que derrotó por 3 goles a 2 en la fecha inicial del Campeonato Nacional de Fútbol que se había inaugurado ese año por iniciativa del dirigente de Banfield, Valentín Suárez, entonces titular de la AFA.

Se recuerda de manera especial la increíble y colorida multitud que desde varias horas antes de la iniciación del partido -previsto para las 15.30 de esa tarde en la que por fortuna sopló un leve viento Zonda-, desbordó las instalaciones del estadio del club Andes Talleres, que sólo tenía una capacidad para 9.980 espectadores cuando irresponsablemente se habían vendido 11.325 localidades -10.000 mayores y 1.325 menores-, alrededor de 1.345 entradas más de las permitidas. Se vendieron además 3.076 adicionales a plateas, sector que sólo permitía albergar a 2.700 personas.

Sin embargo la recaudación de $ 4.121.500 ($ 300 la general) no superó el récord de $ 4.592.000 ($ 250 la general) que se había fijado la noche del 22 de noviembre de 1966, cuando en el estadio de Independiente Rivadavia la Selección de San Juan, confirmando su paternidad de esos tiempos, derrotó a la de Mendoza por 3 goles 0 por la Copa Adrián Beccar Varela (Campeonato Argentino), que todavía se jugaba pero que muy pronto quedaría en el olvido.

Igualmente había sido la más alta de la fecha, demostrativo de la expectativa que existía en la provincia por aquel partido al superar las de Boca Júniors 3-Chaco For Ever 1 ($ 3.104.849), Central Córdoba de Santiago del Estero 0- River Plate 1 ($ 2.424.100) y Racing Club 1 – San Lorenzo de Mar del Plata 0 ($ 2.291.060), por citar las otras tres de mayor ingreso. Cuando volvió a ser local en la tercera jornada, cuando fue derrotado por Vélez Sársfield por 1 a 0, Atlético San Martín, que no podía jugar de local porque su cancha del Este tenía apenas una capacidad de 6.652 generales y plateas, pasó a jugar en esa condición en el estadio de Godoy Cruz, que reunía 12.230 localidades.

El escenario de mayor capacidad era el de Independiente Rivadavia, con 15.718 localidades, y como alternativa también figuraba el de Gimnasia y Esgrima, para 6.710 espectadores. Se recuerda que la mala relación entre Albirrojos y Azules, distanciados por el polémico “Caso Primón” -un jugador de la Lepra  supuestamente mal habilitado, que originó una protesta que perjudicó al club del Parque para ir al Nacional, porque cuando le devolvieron los puntos que erróneamente le habían quitado  ya estaba clasificado San Martín- impidió que el conjunto del Este hubiera jugado en el escenario del Parque, lo que hubiera sido lo ideal.

Aquel Nacional

Mucha agua ha corrido bajo el puente desde aquella época a estos tiempos. Tanta que tres de los cuatro equipos del interior del país que participaron de aquel primer Nacional hace años que han desaparecido del primer plano. Tal los casos de San Lorenzo de Mar del Plata, Chaco For Ever del Chaco y Central Córdoba de Santiago del Estero.

En tanto que  Atlético San Martín cedió mucho terreno y participa actualmente en el Argentino “B”. En cuanto a los elencos que tomaron parte esa temporada del Torneo de Promoción, sólo Olimpo de Bahía Blanca, que se encuentra en la división de privilegio, ha mantenido un nivel de jerarquía. No así los otros tres participantes: Racing Club de Córdoba, que también juega en el ascenso, Atlético de la Juventud de San Juan y Sportivo Guzmán de Tucumán.

San Martín llegó a aquella instancia tras vencer justamente a Atlético de la Juventud y se reforzó con los tres jugadores permitidos, que era el cupo que había autorizado la AFA  y que debían ser de la misma Liga. Así llegaron el Pelado Juan Carlos Forti (volante ofensivo de Andes Talleres, $ 700.000 por el préstamo), Pedro Tau (defensor del Deportivo Maipú, $ 350.000 por el préstamo) y el Gauchito Juan Víctor Guzmán (delantero de Luján Sport Club, $ 700.000 por el préstamo).

La imprevista lesión del futbolista Granate, que sufrió un desgarro en la semana previa a la iniciación del campeonato, obligó a su reemplazo por Benito Emilio Valencia (delantero del Atlético Argentino, $ 1.000.000 por el préstamo). Esta fue la negociación más difícil de todas porque la entidad de San José se mantuvo firme en el precio en que había cotizado a su jugador.

“Jugaremos con los dientes apretados” le dijo Mumo Orsi -el técnico de los Albirrojos- a Los Andes en la práctica de fútbol del jueves a la tarde. También se conoció la opinión de varios de los referentes del primer equipo: Rubén Angel Ambroggi: “Vengan a alentar, confíen en nosotros”, Salvador Cristalino Noguera: “Haremos goles y con goles ganamos”, Enrique Juan Reggi: “Estoy mejor que nunca, ya me van a ver”, Roberto Troyano: “Será muy difícil, pero podemos ganar”.

Rubén Altolaguirre: “Contra viento y marea, San Martín”, y Juan Carlos Forti: “Estoy convencido de que ganamos”. Media hora antes del juego Orsi dio la charla técnica en el mismo vestuario y les dijo por última vez a los jugadores: “Nadie protesta, nadie reclama. Acá yo soy el único que grita. ¿Está claro?”. Así salieron por la boca del túnel ante una lluvia de papelitos para entrar en la historia del fútbol mendocino y argentino.

Los Rojos

La delegación de Independiente de Avellaneda arribó a Mendoza el día previo al partido presidida por el vicepresidente 2°, Jorge Bottaro, y se alojó en el hotel Ariosto.   Lo hizo con la mayoría de sus titulares, excepción de Vicente De La Mata (hijo), que se encontraba lesionado, y de Osvaldo Mura y Héctor Casimiro Yazalde.

Formaban parte del grupo el doctor Miguel Fernández Schnorr, médico del plantel, y el kinesiólogo Nilo Bonelli. El equipo visitante lució su tradicional casaca roja, con cuellos y puños blancos, medias azules con franjas coloradas y pantalón azul. Ingresaron lentamente, en fila india, y luego se formaron en el centro del campo, donde hicieron el tradicional saludo de los brazos en alto, mística que habían creado al ganar la Copa Libertadores de América en 1964, en la época que Jorge Maldonado era el capitán. Independiente resultó nuevamente campeón de ese certamen en 1965, pero había sido derrotado por el Inter de Milán en las finales de la Copa Intercontinental de Campeones de Europa y Sudamérica del ‘64 y del ‘65.

“Los Rojos Soplaron a la Par de El Zonda” fue el título de Los Andes en la tapa del suplemento de deportes del lunes 11 de setiembre, donde se destacaba que media hora antes del comienzo del encuentro el árbitro Cruces amenazó con suspender el juego porque reglamentariamente no se podía jugar.

Alrededor de 1.500 personas se habían ubicado dentro del perímetro del campo de juego, entre la línea de cal y el alambrado. Por lo que el juez ordenó con energía su desalojo: “Así no se puede jugar, no hay garantías. La gente debe estar fuera de la cancha por la seguridad de todos. Si no se van lo suspendo”. Personal de la policía colaboró en el desalojo y esa gente, para poder reacomodarse, invadió la platea oficial y todos los pasillos que terminaron abarrotados.

Esto motivó otro comentario de nuestro diario bajo el título: “Un Público Ejemplar en la Improvisación”. Se elogiaba el comportamiento de la gente, que de manera ordenada, pese a los destrozos que habían causado previamente, abandonó los espacios donde no podían ubicarse.

Según el relato de Los Andes, donde en pequeños subtítulos  podía leerse: “Viento en Contra”, ”La Soledad de Forti”, “Crece Guzmán”, “Tercero Rojo”, “Otra Vez el Viento”, “Trámite Intenso” y “Goles Mendocinos”, Independiente, favorecido por el viento que sopló en su favor y por su mayor experiencia, sacó una gran diferencia en el transcurso del primer tiempo. El tiempo inicial terminó 3 a 0 a favor de los Rojos con goles de Raúl Armando Savoy (2) y Omar José Diéguez.

En el complemento el beneficiado por las suaves ráfagas de viento Zonda fue Atlético San Martín, que alcanzó el descuento con conquistas de Rubén Altolaguirre y Roberto Molina sobre la hora. Esa heroica reacción no le alcanzó para lograr la igualdad, que hubiera sido un magnífico premio a esa levantada del complemento. Nuestro diario completó su informe con otros artículos como: “Los 22 Bajo la Lupa” y “Las Alternativas de Mayor Interés”.

Entre los enviados especiales se destacó la presencia de Héctor Vega Onesime, por la revista El Gráfico, y de Horacio Besio, que entonces era el presidente del Círculo de Periodistas Deportivos de Buenos Aires, por Radio El Mundo.

Primer campeón

Independiente de Avellaneda se convirtió, por otra parte, en el primer equipo campeón del torneo Nacional. Ese año reunió 26 puntos -dos más que su escolta Estudiantes de La Plata- tras doce triunfos, dos empates y una sola derrota luego de 15 fechas, con un impresionante poder ofensivo porque marcó 43 goles a favor con 14 en contra. (El Pincha tuvo apenas 19 a favor pero apenas 8 en contra).

Mientras que el conjunto del Este finalizó 12° entre los 16 participantes con 10 unidades -el mismo puntaje que Racing Club, de floja campaña pese a que se había clasificado Campeón Mundial Interclubes frente al Celtic Glasgow de Escocia- con tres ganados, cuatro empatados y ocho derrotas, con 17 goles a favor y 31 en contra. Superó a Central Córdoba (9 puntos), San Lorenzo de Mar del Plata (6) y Chaco For Ever (3). La revista Sport eligió ese año al defensor Albirrojo Osvaldo Marcelo Sosa como el mejor jugador del interior.

hoy te contamos quien fue hugo villaverde

Una noche, en el viejo estadio de Independiente, yo estaba con un amigo en la tribuna de la visera. El rival era Rosario Central. En un momento, un jugador visitante escapó a toda velocidad por la banda izquierda. Se le apareó un muchacho flaco, de larga cabellera y que lucía el dorsal 2 en la casaca roja. Desde las gradas, se oyó una voz: “¡Abajo, Villa!”. Obediente, el jugador rojo se dejó caer con la pierna extendida, en un movimiento no exento de gracia; y, con precisión quirúrgica, le extirpó el balón al atacante rival y lo sacó a un costado. “Je, je –dijo la misma voz –No perdona”.

Nacido en Santa Fe, el 27 de enero de 1954. Dio sus primeros pasos futbolísticos en Sunchales, hasta que fue transferido a un grande de la Provincia: Colón de Santa Fe. El costo de su pase se saldó con un juego de camisetas. Debutó en la primera rojinegra en 1973. En el equipo sabalero conoció a su amigo Enzo Trossero. Con él formó una zaga central de la más famosas y eficientes de la época. Ambos se consolidaron cuando fueron transferidos a Independiente. Se complementaban a la perfección. Trossero era rubio, zurdo y temperamental, con dotes de líder. Pateaba tiros libres y penales, y pasaba al ataque con frecuencia (es uno de los defensores con más goles convertidos de la historia) Villaverde, o Villa, o mister magoo por su defecto en la vista, como se le empezaba a decir; era derecho, de pelo oscuro y callado. Jamás pasaba a la ofensiva y no convirtió un solo gol en toda su carrera. Trossero consiguió jugar en Francia e integró la plantilla argentina en España ’82. Pero nada de esto hubiera sido posible sin Villaverde, que le cuidaba las espaldas. No he podido averiguar cuántos partidos jugaron juntos, pues coincidieron en Colón, Independiente y la Selección; y en una función donde el conocimiento es fundamental para la coordinación de los movimientos. Yo creo que se entenderían sin hablarse. Hasta trabajaron juntos como entrenadores.

En 1976, Independiente incorpora a este defensor y se reencuentra con Trossero, que había llegado un año antes. A partir de ese momento, Hugo crece en su juego hasta alcanzar niveles asombrosos. Independiente se caracterizaba por su estilo superofensivo. Y en esa estrategia, el rol de Villaverde era fundamental. Su exactitud para cerrar por detrás de toda la defensa y clausurar todos los caminos que conducían hacia el arco rojo, su precisión para cruzar a derecha o izquierda, deslizándose por el suelo para interceptar, lo convirtieron el mejor líbero del momento. Se destacaba tanto por su juego aéreo como por su plasticidad para rechazar de chilena.

Durante el Nacional de 1978, que Independiente conquistó brillantemente, Villaverde fue elegido por sus propios compañeros como el mejor del equipo. Su brillante desempeño mereció el reconocimiento de Menotti, que lo convocó a la Selección.

Ya por entonces no lo llamaban Villa. Como el hombre jugaba con lentes de contacto, la hinchada lo rebautizó Magoo, por el viejo cegatón de la caricatura.

Su paso por la Selección no hizo justicia a su capacidad. Debutó contra Bulgaria y protagonizó la gira que durante 1979 se realizó por Europa. Formó la dupla central con Passarella. En el partido contra Holanda (0-0), por el 75º aniversario de la FIFA, convirtió un penal en la definición. Fue una de las escasas veces que pateó al arco contrario. Se destacó contra Italia (2-2). En el partido contra Irlanda jugó con su eterno compañero Enzo Trossero. En Hampden Park, el día que Maradona metió su primer gol con la albiceleste, se lesionó de gravedad. Estuvo varios meses fuera de las canchas. Su experiencia internacional terminó en 1980, cuando volvió a lesionarse en un partido contra Irlanda jugado en cancha de River. Menotti llamó otra vez a Luis Galván, que había jugado muy bien en 1978, pero que estuvo muy flojo 4 años más tarde.

Llevo grabada en la memoria la imagen de este hombre haciendo visera con las manos, como un centinela, cuando, en los segundos tiempos, Independiente atacaba hacia el arco del oeste, hacia la visera.

Villaverde permaneció fiel a la casaca roja durante 10 años más. Su presencia era tan importante que sus compañeros de defensa jugaban más tranquilos y mejoraban notablemente su rendimiento cuando estaba él. A sus reconocidas virtudes, los años le agregaron mayor oficio y sapiencia para ordenar a su equipo y frenar al contrario. Una tarde, contra Ferro Carril Oeste, un delantero rival cortó un pase y se encontró con la pelota picando cerca del área de Independiente. Goyén, el arquero, dio cuatro pasos al frente hasta que lo frenó el ademán imperioso de Magoo. Así impidió el remate de vaselina. Una noche, en Mar del Plata, contra River; Francescoli salió en contraataque y enfrentó a Villaverde. Hugo, sin necesidad de contacto físico, lo cruzó cortando campo y lo obligó a desviarse y alejarse de la valla.

Se ha dicho más arriba que nunca convirtió goles. En realidad, hizo uno solo. Fue en 1976, en la Copa Interamericana ante Atlético Español de México.

Otra característica de Hugo Villaverde es que casi nunca concedió reportajes. Unos pocos a medios escritos y ninguno a la radio o la televisión. Los hinchas que se cansaron de aplaudir sus intervenciones no le conocen la voz. Cuando le iban a sacar fotos individuales, se negaba: “Mejor sacá una con los otros muchachos”, sugería. Su carácter le impedía hacer otra cosa que cultivar el bajo perfil y, aunque eso le ahorró muchas polémicas, lo privó de hacerse más conocido, sobre todo en el exterior.

Jugó 437 partidos de Liga (380 en Independiente) y 6 partidos internacionales. Participó en la obtención de 7 títulos con el equipo de Avellaneda: Nacionales del ’77 y del ’78; Primera división del ’83 y ‘88/’89. ; Copa Interamericana del ’76; Libertadores e Intercontinental del ’84.

Cuando se retiró, muy pocos nos dimos cuenta. Un día se lesionó, lo suplió Monzón y ya no volvió al primer equipo. Independiente salió campeón ese año, pero no se lo vio en ningún festejo. Se fue calladamente, con la tranquilidad del deber cumplido.

Los que lo vimos jugar no olvidamos su estampa, su coraje, la manera particular de poner los brazos junto al cuerpo para correr. Porque así de imborrables son las huellas que dejan los héroes que llenaron nuestra juventud.

hoy camina por las calles de avellaneda, le da verguenza le pidan fotos, lo vez comprando en los supermercados y en los negocios de la ciudad como uno mas, sin darse cuenta fue el mejor numero dos de la historia de independiente…Independ Livepool 1985  1)

 

El Ruso Rodríguez habló de las cargadas y criticó las bengalas

ME ARDIAN LOS OJOS POR EL HUMO DE LAS BENGALAS, SI ME HUBIERA TIRADO HUBIERAN DICHO HACIA TIEMPO…

no comparto lo que se dice de mí. No estoy de acuerdo. Este año mi rendimiento es de bueno a muy bueno. El cuerpo técnico me apoya para que no me caiga. Mis compañeros me dicen que no entienden por qué las críticas apuntan a mí. Cuando tenés ese apoyo se hace más fácil afrontar todo”…

y se refirió A LAS CARGADAS POR NO VOLAR: “Vi algunas, me las mandaron mis amigos. Tenemos que convivir con eso. Lo cierto es que si en vez de quedarme quieto me hubiera tirado porque me ardian los ojos hubieran sido peor, también me hubiesen apuntado”.

Por último, el Ruso dijo que los hinchas tiraron la pirotecnia “justo cuando hicimos el gol y nos encontrábamos en un envió anímico. nos jugó una mala pasada porRUSO NOS.JPG enfriar el partido“,